viernes, 22 de noviembre de 2013

Puntualizando sobre el "entusiasmo emprendedor"

         El impulso a la iniciativa emprendedora se ha convertido en uno de los ejes de la política económica de los gobiernos central y autonómico. La  Ley  14/2013 de 27 de septiembre, de apoyo a emprendedores y su internacionalización (BOE de 28 de septiembre) es una muestra inequívoca de esa voluntad política.
La idea de que la actitud emprendedora es, sin el menor género de dudas, uno de los principales motores del crecimiento económico  y un elemento imprescindible para superar la presente crisis, ha llegado a calar a fondo en los medios de comunicación y en la propia sociedad. La actividad emprendedora está en un momento de eclosión en nuestro país.
Sin embargo, ante tanto  entusiasmo emprendedor, no está de más puntualizar algunos aspectos interesantes para conducir adecuadamente esa vocación emprendedora.


             La mentalidad emprendedora es esencialmente proactiva, optimista y positiva. Sin embargo, el mejor consejo que se le puede dar a la persona que siente la vocación de emprender  es el de que debe ser capaz de depurar críticamente la idea inicial. Para ello hay que partir de una visión muy nítida del negocio y dar respuestas muy claras   a  determinadas preguntas: ¿Qué se quiere ofrecer y a quién se va a ofrecer? ¿Qué necesidad va a satisfacer? ¿Qué valor añadido ofrece nuestro negocio ?  ¿Qué  diferencia  nuestro negocio de los de la  Competencia?¿Por qué el cliente al que nos dirigimos va a pagar por ese producto o  servicio? ¿Se trata de una necesidad que se va a mantener en el tiempo y con potencial de crecimiento?.
           Junto a estos aspectos clave, hemos  de visualizar el negocio en dos/tres años y determinar;  el tipo de clientes que hemos sido capaces de captar, el volumen de ventas que hemos alcanzado, los proveedores capaces de proporcionarnos lo que precisamos, la competencia potencial a esas alturas, los posibles cambios del entorno tecnológico o reacciones de la competencia  que pueden amenazar el futuro de la actividad de la empresa. El emprendedor no es un aventurero  temerario ni un apostante de casino que funciona por estímulos. La audacia y la tenacidad, dos cualidades esenciales en la “genética” del buen emprendedor, no están reñidas con el análisis  ponderado de la realidad y  la prudencia.  El peor defecto de un emprendedor es el optimismo ingenuo que sintetiza  el clásico cuento de la lechera     

viernes, 8 de noviembre de 2013

La preparación de la entrevista



Todavía  son muchos los que creen que no es necesaria la preparación para enfrentarse a una entrevista de trabajo. ¿Qué voy a preparar? ¡Si total lo único que tengo que hacer es hablar sobre mí mismo!
La consecuencia de este error frecuente es un resultado negativo en la entrevista de selección, y la pérdida de una oportunidad para acceder al empleo.
Por tanto, una preparación adecuada de una entrevista de trabajo, puede incrementar significativamente el éxito obtenido en el proceso de selección.
Aquí van una serie de aspectos que debes preparar para afrontar con éxito esta situación:
1º Debes conocer a la perfección tu currículum. Esto significa que, además de conocer “todos” los datos que has reflejado en este documento, como fechas, nombres completos de titulaciones o cursos, centro o institución donde se cursó la formación y documento que la certifica, puestos de trabajo desempeñados, nombre de empresas en las que has trabajado, etc., deberás ser capaz de ampliar la información sobre todos estos aspectos, por ejemplo: explicando contenidos estudiados, funciones desempeñadas en los distintos puestos de trabajo…¿Qué imagen darías de lo contrario? Incluso podría parecer que los datos de tu currículum no son ciertos.
Además, también será necesario que analices detenidamente tu trayectoria formativa y profesional. Debes ser capaz de detectar puntos fuertes y débiles de tu currículum, de manera que puedas destacar y explotar aquellos aspectos que resultan positivos, y justificar o defender aquello que puede restar puntos en el proceso de selección, como la falta de experiencia, tu juventud, los malos resultados académicos obtenidos durante algún periodo de tu vida, el cambio frecuente de trabajo, la ausencia de un objetivo profesional claro… o, por lo menos, estar preparado frente a preguntas incómodas que el entrevistador podría formularnos sobre estos aspectos.
2º Debes obtener la mayor información posible sobre la empresa de la que aspiras a formar parte y sobre el entrevistador. Hoy en día, con cualquier dispositivo con conexión a Internet tenemos mucha información a nuestro alcance. Muchas empresas disponen de página web en la que se hace referencia a sus orígenes, los productos o servicios que ofrecen, centros de trabajo existentes, política medioambiental o social, personas que ocupan puestos directivos,  y además, algunas incluso ofrecen imágenes de sus instalaciones, de su imagen corporativa… Conociendo esta información podrás hacer frente a preguntas como: ¿por qué te interesa trabajar con nosotros? ¿qué sabes de nuestra empresa? o ¿qué crees que puedes aportar a nuestra empresa?

En cuanto al entrevistador, también podemos buscar información si conocemos su nombre y apellidos; tal vez podamos saber algo sobre su trayectoria profesional, aficiones… puedes utilizar Linkedin para conocer su perfil profesional u otras redes sociales, o simplemente hacer una búsqueda en la web.
Ten en cuenta también que, de igual forma que tú puedes obtener información suya en la red, el entrevistador también puede buscar datos sobre ti, así que mucho cuidado con la imagen que das a través de redes sociales.

 3º Prepara posibles respuestas a preguntas que  frecuentemente se plantean en las entrevistas de selección. No consiste tanto en memorizar respuestas, sino más bien en reflexionar sobre determinadas cuestiones sobre las que puede versar la entrevista y que nunca te has planteado con anterioridad, como por ejemplo: defínete a ti mismo, destaca cinco de tus virtudes, indica tres de tus defectos o ¿qué puesto de trabajo te gustaría ocupar dentro de 10 años?
Puedes encontrar multitud de páginas con listas de preguntas frecuentes sobre diversos temas que podrían surgir en esta fase del proceso de selección.
4º Presta gran atención a la imagen que quieres dar en una entrevista. Recuerda la importancia de la comunicación no verbal: gestos, tono de voz, aspecto físico, ropa… todo ello dará mucha información sobre ti. Una imagen vale más que mil palabras, hasta tal punto, que la primera impresión que el entrevistador se lleve de ti, será muy difícil de borrar.
Respecto a los gestos y forma de hablar, resulta muy útil ensayar; puedes pedir a personas conocidas que simulen una entrevista de selección. Puedes grabarte mientras hablas, para detectar tics y otros aspectos que se pueden mejorar…
En cuanto a tu aspecto físico, es fundamental que, desde el primer contacto con la empresa (incluso si se trata tan sólo de entregar un currículum), cuides tu higiene y vistas de forma adecuada, procurando mostrar un aspecto acorde con  la empresa y puesto de trabajo al que aspiras.
No olvides que, cuanto mayor sea tu nivel de preparación para esta prueba, mayor será  tu capacidad para anticiparte y reaccionar, de la forma más adecuada posible, frente a las distintas situaciones que se puedan plantear durante lo que puede ser la prueba decisiva del proceso de selección.

miércoles, 30 de octubre de 2013

NUNCA .."DE TÚ"

             Contrariamente a lo sucede en los países de nuestro entorno, la tendencia a generalizar el trato “de tú”, sea cual sea el contexto en el que nos encontremos o la persona a la que nos dirijamos,  viene siendo ya lo  habitual. 
Hasta tal punto se ha instalado este uso social, especialmente entre las nuevas generaciones, que el trato de  “usted”  causa extrañeza en la mayor parte de las ocasiones y, no digamos, cuando se produce entre  personas  de  una edad semejante, aún cuando no se conozcan de nada. Trasladar esta relajación de las formas al contexto de una selección de personal constituye un error de bulto. Salvo en el supuesto de que sea el propio entrevistador/a  el que nos invite a relajar las formalidades y tratarle de tú, nunca deberemos permitirnos semejante licencia con la persona que nos está entrevistando. Con independencia de su edad, de la posición que ocupa en la empresa o incluso de su amabilidad o  cercanía aparentes,  se trata de una persona a la que no conocemos de nada por lo que, en un contexto formal como lo es una selección de personal  o incluso  en  una primera toma de contacto con la empresa, el trato “de tú” resulta inadecuado y  está fuera de lugar. Se trata de una recomendación elemental pero, no por ello, menos necesaria por olvidada por nuestros alumnos con suma frecuencia.  

martes, 29 de octubre de 2013

Más sobre el C.V......



Todo parece haberse escrito ya sobre  cómo confeccionar un Currículum Vitae. En la red podemos encontrar incontables páginas,  con todo tipo de  formatos y recomendaciones para redactar un buen Currículum.
Existe, sin embargo, una recomendación válida en todos los casos, que parece seguir siendo desconocida para muchos, aún cuando resulta obvia; nos referimos a la práctica indeseable (aunque nada infrecuente) de incluir en el C.V. datos que no se ajustan, en todo o en parte, a la verdad. Suele ocurrir con los idiomas; las verdades a medias o las "mentiras" puras y duras, con relación al conocimiento de idiomas, pueden jugar malas pasadas.  A modo de ejemplo, viene al caso referirnos a una empresa de la comarca  que optó por realizar entrevistas "sorpresa" en INGLÉS, a través de una llamada telefónica al móvil que figuraba en el CV de los candidatos potenciales que manifestaban tener un conocimiento medio-alto de inglés.  Una sorpresa que resultaba muy poco agradable a quienes habían exagerado intencionadamente su nivel de conocimiento del idioma. Al concluir la entrevista ( brevísima... si se demostraba la falta de conocimientos, desde las primeras frases...) el entrevistador formulaba educadamente una observación respecto a la carencia de nivel del entrevistado, contrariamente a lo que señalaba su C.V., no exenta de un cierto tono de reproche por la pérdida de tiempo que le suponía entrevistar a alguien, cuyo  conocimiento real del inglés no tenía nada que ver con lo que indicaba su C.V.

jueves, 10 de octubre de 2013

Presentación



 El departamento de Información y Orientación Profesional del CIFP Carlos III de Cartagena es un órgano contemplado dentro de la estructura organizativa de los Centros Integrados de Formación Profesional, con la misión de informar y orientar a los usuarios, bien sean alumnos del centro o bien personas ajenas al mismo, sobre búsqueda de empleo e  inserción laboral, itinerarios formativos y profesionales e iniciativas emprendedoras; todo ello  en colaboración con los servicios públicos de empleo. Con la puesta en marcha de este Blog nos proponemos, en primer lugar,  dar la máxima difusión a la labor del DIOP del CIFP Carlos III y, asimismo, proporcionar a alumnos y usuarios potenciales  informaciones útiles relacionadas con la búsqueda de empleo, la inserción laboral y el autoempleo.

     Pretendemos ir añadiendo contenidos casi a diario, en la medida que podamos localizar informaciones de interés con periodicidad semejante lo que, posiblemente, no será tan fácil si aplicamos criterios exigentes ( esa es la intención inicial) en la selección del material que pretendemos publicar.
    Os  damos pues la bienvenida a este espacio virtual que pretendemos convertir en una eficaz herramienta de nuestra tarea.