lunes, 27 de mayo de 2019

La huella digital; hasta donde pueden saber de tí.


Navegar e interactuar con internet deja siempre rastros. Subir fotos o vídeos, hacer comentarios en foros, visitar sitios; todo deja su traza, su pista en la red. Cuando hablamos de huella digital nos referimos  a esas trazas o rastros de nuestra actividad y presencia en la red, que permanecen en el espacio virtual más allá  de lo que pensamos.
 


Se denomina huella digital a toda la información, en forma de datos, trazas y/o rastros, que una determinada persona puede ir acumulando en sus sucesivas interactuaciones en la red.
Esa huella digital proyecta aspectos de nuestro comportamiento  y de nuestra personalidad al universo digital, dando forma una imagen digital de cómo somos y qué hacemos en la red,  que está al alcance de cualquiera que pretenda "hurgar" en nuestra vida privada. 
Y, si hay alguien que puede estar interesado en indagar en cómo somos y qué hacemos en nuestra vida privada,  más allá de nuestras apariencias y de la información contenida en nuestro CV, ese alguien son las empresas a las que hemos dirigido una solicitud para que nos incluyan en un proceso de selección de personal. 
Los estudios más rigurosos en la materia apuntan a que más de la mitad de las empresas realiza búsquedas exhaustivas en la red para obtener  información  complementaria respecto a la idoneidad de cada uno de los candidatos que participan en un  proceso de selección de personal.
 Por tanto, la imagen en internet de un candidato puede ser tan valiosa y determinante como la formación académica o la experiencia profesional,  y cada día adquiere una  mayor importancia a la hora de seleccionar al mejor candidato.
En definitiva, cada día más somos lo que publicamos en la red. Un comentario en un blog o una foto inconveniente en una red social dejan un rastro fácilmente localizable para los expertos en selección de personal que puede llevarles a concluir que no somos el candidato más adecuado para  el puesto de trabajo que se pretende cubrir en ese proceso de selección..
                                                                                               


lunes, 25 de marzo de 2019

El primer Currículum Vitae: ¿Qué pongo...?



Siempre hay una primera vez para afrontar la difícil tarea de confeccionar ese primer Currículum Vitae con el que pretendemos conseguir nuestro primer empleo.

La dificultad principal que plantea la tarea tiene  siempre que ver  con la " falta de experiencia" en la profesión de que se trate; nada más concluir nuestros estudios , con la salvedad de la fase de Formación en Centros de Trabajo, poco podremos decir en nuestro CV sobre la aplicación práctica de los conocimientos adquiridos a lo largo del Ciclo.

Vamos a sugeriros algunas claves útiles para resolver la cuestión. 
Como ya indicábamos en entradas anteriores, la solución nunca está en echarle imaginación e incluir cosas que no hayamos hecho realmente. Sin embargo, un CV sin experiencia debe "rebosar actitud".
Comenzando por esa actitud , tras los datos personales, puede ser conveniente incluir una referencia a los objetivos profesionales en forma de  una descripción breve (tres líneas)  de los objetivos y  expectativas que pretendes conseguir con el puesto de trabajo al que aspiras. Se trata de una muestra inequívoca de actitud.
En el capítulo de la formación, una recomendación  importante es no incluir acciones formativas que no tengan una relación directa con el perfil del puesto de trabajo que aspiramos a conseguir.
La mención a los conocimientos de idiomas (con la habitual alusión a un supuesto "nivel medio") no suele ser tomada en consideración por las empresas, salvo que se acredite con una titulación reconocida en el marco de europeo de referencia de las lenguas.Las estancias en el extranjero, especialmente si se trata de becas Erasmus o cualquier acción semejante, merecen una referencia expresa. En el terreno de la informática, puede ser útil la referencia a alguna herramienta tecnológica concreta.
Por lo que respecta a la experiencia, en primer lugar, nos referimos a la FCT. Se trata de un periodo de prácticas no remuneradas durante el que, al menos en teoría, habremos tenido la oportunidad de desarrollar (al menos en teoría) alguna de las tareas o cometidos  propios de la profesión de que se trate. Tanto este como cualquier otro periodo de prácticas , remuneradas o no, constituyen una experiencia profesional que merece ser citada en el CV, con indicación de la empresa y los cometidos desempeñados. 
Los trabajos esporádicos que no guarden relación con el puesto de que se trate no son relevantes. Las experiencias de trabajo durante periodos prolongados de tiempo, sí lo son en tanto que dan cuenta de que el candidato ya sabe lo que es estar desempeñando un puesto de trabajo, asumiendo una carga de trabajo y unas responsabilidades. 
Los proyectos son otro apartado que guarda cierta relación con la experiencia y del que podemos sacar partido; para concluir un ciclo formativo o un grado universitario, es preciso realizar un proyecto, en el que habremos aplicado, en mayor o menor medida, lo que hemos estudiamos. Una breve mención a las  herramientas, conocimientos teóricos y habilidades puestas en práctica al realizar y exponer el proyecto pueden ayudarte a marcar una diferencia con otros candidatos.


Por último, el capítulo de la información adicional, es un auténtico cajón de sastre en el que  podemos mencionar cuestiones muy variopintas que pueden, no obstante, resultar relevantes a la hora de decidir la contratación de un candidato de informaciones, y que van desde la disponibilidad de vehículo propio y permiso de conducir, hasta disposición a la movilidad geográfica ilimitada o la posibilidad de incorporación inmediata a la empresa.

Volviendo al capítulo de la actitud, resulta adecuada una referencia expresa  a las competencias o habilidades concretas que consideras son tus puntos fuertes y que mejor te representan.Hablamos de la capacidad de trabajar en equipo o adquirir  nuevos aprendizajes, la adaptabilidad, la  flexibilidad o la proactividad. Las actividades de voluntariado o la actividad deportiva federada también pueden dar cuenta de una actitud que puede ser tenida en tomanda en consideración. 

Por último, una recomendación importante; lo dicho hasta aquí no debiera ocupar más de un folio.

viernes, 15 de febrero de 2019

Algunas conclusiones útiles del "Foro por el empleo 2019".




       El pasado 30 de enero tuvo lugar en la sala de usos múltiples de nuestro centro  el evento que denominamos "foro por el empleo", organizado por los departamentos de Comercio y Marketing de Información e Información y Orientación Profesional (DIOP)    y  dirigido a los alumnos de los grupos  de 2º que concluyen sus estudios al término del 2º trimestre de presente curso. Al  acto  asistieron empresarios y directivos de empresas  relevantes de sectores relacionados con los perfiles que se forman en nuestro centro, junto al Presidente  de la Cámara de Comercio de la ciudad.
       Nos parece oportuno señalar aquí algunas conclusiones de todo lo que se comentó a lo largo de la sesión, por su especial utilidad.
        En relación con el conocimiento de idiomas, el representante de una importante firma de import/export comentó que, cuando en un CV se indica un conocimiento de nivel  medio de un idioma extranjero ( normalmente  el inglés), existe una alta probabilidad de que el candidato en cuestión posea apenas unos conocimientos muy rudimentarios del idioma de que se trate. Si el puesto a cubrir exige un nivel alto de conocimiento de esa lengua, el candidato quedará inmediatamente excluido. 
 De ahí la necesidad de avalar ese supuesto  conocimiento con alguna titulación oficialmente reconocida dentro del denominado marco de referencia europeo para las lenguas.  


        Otra de las conclusiones relevantes que se puso sobre la mesa , tiene que ver con los inconvenientes que lleva implícita una huella digital inadecuada. Nos lo confirmaba uno de los empresarios intervinientes ; antes de tomar la decisión de contratar a un candidato, es habitual que el seleccionador realice una búsqueda exhaustiva de los antecedentes de los candidatos potenciales en internet/redes sociales.
      Nuestro "yo" en la red, esto es, los datos relativos a nuestra vida privada a los que puede tener acceso cualquiera interesado en saber más sobre nosotros, pueden resultar determinantes a la hora de favorecer o perjudicar nuestra imagen de cara a conseguir un empleo. Los posibles "hallazgos" de antecedentes poco edificantes, pueden conducir a la  decisión  de no contratar a un/a candidato/a que, en un primer momento, se había considerado como potencialmente idóneo/a para el puesto a cubrir.
       Por último, con respecto a los perfiles relacionados con la informática y el Marketing/publicidad, se subrayó la conveniencia de contar con un pequeño portfolio de trabajos realizados, como instrumento para captar la atención del seleccionador y mejorar muy significativamente nuestra imagen como profesionales capaces de asumir las exigencias del puesto a cubrir, con la competencia adecuada.
      

martes, 15 de enero de 2019

Más sobre la importancia de la comunicación no verbal.





   Lo importante no es sólo lo que decimos sino, tanto o más, cómo lo decimos.   
  La comunicación no verbal constituye un aspecto decisivo de cara a transmitir nuestro mensaje con más fuerza, credibilidad  o capacidad de persuadir, al que apenas damos importancia.
  Los estudios más rigurosos  sobre esta cuestión, ponen de relieve una realidad que resulta sorprendente; el lenguaje corporal representa el 55% de todo lo que comunicamos, muy por encima del mensaje verbal , que no llega al 7%. Nuestro cuerpo habla por sí sólo y genera percepciones y emociones en las personas con las que interactuamos.
   Dicho en otros términos, si nos estamos preparando para comparecer ante un grupo de personas o frente a quien nos va a hacer una entrevista de trabajo, debemos saber que lo que digamos, el mensaje verbal que expongamos, supondrá tan sólo un 7% de lo que estemos comunicando en ese momento, en tanto que un 55% de ese mensaje corresponderá al movimiento de nuestras manos, nuestra sonrisa o nuestra mirada. A estos dos elementos hemos de añadir un tercero de no menor importancia; la modulación y el tono de la voz suponen , a su vez, el 38% restante. 
   Nuestro lenguaje corporal dice mucho más de lo que pensamos; dominar la claves del lenguaje corporal adquiere pues una importancia primordial en situaciones como una entrevista de trabajo.
  Los primeros segundos de conversación con el entrevistador o entrevistadora son determinantes; es el momento en el que se adquiere esa primera impresión del entrevistado o entrevistada que va a ser determinante para definir la imagen definitiva que  el entrevistador percibirá del entrevistado. 
    Causar una buena primera impresión se convierte en un objetivo fundamental. La cara y los ojos son las herramientas más poderosas de comunicación. Por eso, unos segundos de  sonrisa natural, franca y abierta, con una mirada directa a los ojos del interlocutor, son una excelente tarjeta de presentación. 
    La segunda herramienta de comunicación no verbal más eficaz son las manos. Los movimientos de las manos , junto a la postura corporal,  proyectan una imagen precisa de nosotros ante los demás.
      Una posición erguida pero relajada, hombros alzados, espalda recta,  mirada franca,  con ambos pies en el suelo, sin cambiar de postura, movimientos pausados,  realizando sólo algunos gestos armónicos con ambas manos (palmas abiertas) que acompañen algunas de nuestras aseveraciones, proporciona una imagen no verbal muy natural, muestra inequívoca de confianza y seguridad, muy adecuada al contexto de una entrevista de trabajo.
    Por el contrario, los movimientos rápidos, los balanceos, los cambios frecuentes de postura o la gesticulación excesiva son muestras inequívocas de inseguridad, de falta de madurez y/o de incomodidad, capaces de "arruinar" totalmente la imagen del candidato más cualificado.        

En estos enlaces podréis encontrar dos interesantes videos sobre esta cuestión
https://www.youtube.com/watch?v=5oIa2MBR470
https://www.youtube.com/watch?v=4yvCn2z9k2E

martes, 20 de noviembre de 2018

ENTREVISTAS TELEFÓNICAS.... " SORPRESA"


       Hacía ya bastantes meses que habíamos enviado nuestro CV contestando a una oferta de trabajo  y, desde entonces, no habíamos  vuelto a tener noticia del asunto; ya casi ni nos acordábamos y habíamos  perdido toda esperanza de recibir una respuesta.
       Pero , de repente, una mañana nos suena el teléfono móvil, y nos recuerda que ,  algunos meses antes,  nos interesamos por una determinada oferta de trabajo remitiendo un esmerado Currículum Vitae adjunto a nuestra solicitud de participación en el proceso de selección . Confirmamos nuestra  identidad y manifestamos que  ,efectivamente,  en su día, nos  dirigimos a esa empresa  interesándonos por esa oferta.  Quienes han padecido  esta experiencia (cada vez más frecuente ) la refieren como una anécdota  más bien desagradable.
       Como es obvio  el  entrevistador  trata de obtener, desde el otro lado del teléfono, una "primera impresión"  a partir de la cual se  tomará la decisión de  emplazar  o no al candidato potencial a una entrevista formal, días más tarde. Se trata de "filtrar" candidatos para que a la entrevista posterior, acudan  aquellos que se consideran más aptos para el puesto, con el consiguiente ahorro de tiempo y recursos.
       No es asunto fácil salir bien librado de semejante trance ; sobre todo si el Currículum Vitae que hicimos llegar en su momento a quienes ahora nos entrevistan,  incluye algún que otro dato que no se corresponde rigurosamente con la realidad de nuestra trayectoria académica y/o profesional anterior.
 Ademas de concretar aspectos de nuestro perfil académico y profesional que considere  relevantes para el puesto a cubrir,  el entrevistador procurará  detectar la veracidad de algunos de los datos que puede leer en nuestro CV  y que susciten también su  interés. 
     La recomendación de no trufar  nuestro CV  haciendo uso de algo de imaginación, resulta especialmente útil en estos supuestos. Si  la memoria nos traiciona y no respondemos adecuadamente a alguna pregunta relacionada con esos datos producto de un exceso de creatividad, la entrevista probablemente concluirá con una sensación  cercana  al ridículo. 

      A modo de ejemplo, si se nos ha ocurrido adornar nuestras cualidades  haciendo referencia a un conocimiento  medio  del idioma  inglés ( o, en el peor de los casos, "alto") es muy posible que la entrevista prosiga precisamente en inglés, dando lugar a una situación más bien incómoda en el supuesto  de vernos obligados repetir algún que otro yes que nada tiene que ver con la pregunta formulada, ante  la angustiosa  imposibilidad de entender una sola palabra de lo que se nos dice, tras lo cual, el entrevistador pondrá inmediatamente término a la conversación, ante la evidencia de que nuestro nivel de inglés se asemeja al comúnmente conocido como "el de los indios de las películas".

martes, 8 de mayo de 2018

La importancia de las HABILIDADES BLANDAS


No es fácil enfrentarse a la tarea de elaborar nuestro primer currículum. Una de las principales dificultades que nos plantea esta tarea tiene que ver con la "brevedad" del contenido. En el caso habitual  de no poder incluir referencias a experiencias de trabajo anteriores, aludiendo por tanto tan sólo a nuestra trayectoria académica hasta ese momento, percibiremos el resultado final como algo muy básico y totalmente insuficiente.

Para poner remedio a este efecto, existen algunas fórmulas. Una de ellas es mencionar, en su caso, cualesquiera actividades desarrolladas en otros ámbitos, ajenos a los estrictamente académico o profesional. Hablamos de la práctica de algún deporte o de cualquier otro hobby , del  gusto por viajar y, por supuesto, de cualquier otra actividad regular relacionada con inquietudes sociales ( voluntariado en ONGs, por ejemplo ...) o culturales. 

Otra fórmula útil es "adornar" nuestra corta trayectoria vital con alguna de las denominadas habilidades blandas (soft skills), sumamente habitual en el mundo anglosajón, concebidas como aquellas cualidades o aptitudes personales que están relacionadas con la perspectiva emocional y social. El concepto de habilidades blandas debe ponerse en relación directa con lo que debemos entender por un buen Currículum Vitae y con el propósito que persigue. En síntesis, un buen CV es un resumen de nuestra trayectoria profesional y académica,  capaz de transmitir una imagen suficientemente atractivas en la mente de los responsables del proceso de selección. En definitiva, un buen CV debe conseguir  un "impacto", un "eco" en el seleccionador que nos conduzca a la entrevista de trabajo. Con este propósito, las Soft-Skills pueden resultar determinantes, especialmente si se confirman posteriormente en la entrevista de trabajo. Esto es así por cuanto que  rigurosos estudios científicos han demostrado que el 75% del éxito en el trabajo a largo plazo tiene más que ver con las habilidades blandas que con la capacidad intelectual o los conocimientos de  un trabajador

Vamos a hacer referencia a las denominadas 12 habilidades blandas más comúnmente aceptadas, con vistas a incluirlas en un CV.

1.-Principios éticosNormas, valores y principios que llevan a la persona a actuar con rectitud moral, diferenciando perfectamente lo que "está bien y lo que está mal" y obrando en consecuencia .

2.-Asertividad. Entendida como la capacidad para defender las opiniones o los intereses propios con la mayor franqueza y claridad, a la vez que con el máximo respecto a las opiniones y sentimientos ajenos.

3.-Sociabilidad. Hablamos más de una cualidad que de una capacidad entendida. La persona sociable es capaz de  convivir en armonía con otras personas, observando una tendencia natural a la amabilidad, el respeto y la cordialidad hacia los demás.

4.-Capacidad de comunicación. Sea con clientes, con compañeros o con subordinados, esta cualidad es sumamente apreciada (una de las que más..), en la medida que facilita el trabajo en equipo, el flujo de las ideas y de la información, e incluso el liderazgo.

5.-Responsabilidad. Concebida como la plena consciencia de que se debe responder de las consecuencias de la forma de actuar o de las decisiones que se adoptan, lo que obliga a poner el máximo cuidado y la mayor atención en las actuaciones o decisiones relacionadas con los cometidos propios del puesto de trabajo . 
6. Empatía. La empatía es la capacidad de "ponerse en el lugar del otro", es decir, la capacidad de percibir, compartir y comprender lo que "el otro" puede sentir.
7. Trabajo en equipo. Capacidad de sentirse parte de un todo mayor, esto es, de un equipo en el que se suman los esfuerzos y las aportaciones de los distintos actores para lograr mejor los objetivos que se ha planteado el grupo.
8. Adaptación al cambio. Entendida como la plena consciencia de que el cambio constante es una de las características más relevantes del entorno empresarial actual, que obliga a las personas a mantener una permanente predisposición a adaptarse a las consecuencias de esos cambios. 
9.Creatividad.Capacidad para formular propuestas originales e innovadoras ante problemas o ante nuevos retos..
10. Capacidad para resolver problemas. Sentido práctico para no divagar e ir a la raíz de los problemas, proponiendo soluciones capaces de superarlos con la menor inversión en tiempo y recursos.
11. Capacidad para optimizar el tiempo. Es decir , la aptitud para organizarse y gestionar ese recurso tan escaso obteniendo el mejor resultado en términos de rendimiento y obtención de los objetivos propuestos.
12. Actitud Positiva. En síntesis,  una visión "del vaso medio lleno " , en lugar de  "medio vacío", con capacidad para contagiar esa visión positiva y seguir avanzando hacia el cumplimiento de los objetivos que nos hemos propuesto.
Todas estas aptitudes o habilidades constituyen un valor añadido para el candidato potencial a un puesto de trabajo. En la elaboración de nuestro primer CV, deberíamos incluir algunas de estas "habilidades blandas" pero siempre que nos sintamos plenamente identificados con esas habilidades elegidas. De no ser así, un entrevistador hábil detectará  de inmediato que tan sólo hemos pretendido "adornar" nuestro CV al incluirlas,  sin creernos de verdad que poseemos esas capacidades.


  



lunes, 12 de febrero de 2018

Titulaciones de FP con más demanda en el mercado laboral


 La demanda de titulados de FP en el mercado de trabajo español se incrementa gradualmente año tras año, a medida que el empleo experimenta una cierta  recuperación, al menos en términos cuantitativos. Se trata de un  hecho objetivo que podemos constatar por medio de los datos proporcionados por el Servicio Público de Empleo Estatal. Este aumento se cifra en una media del 20% anual.

Esta tendencia contrasta con las marcadas diferencias que presenta nuestro país respecto al resto de nuestro entorno europeo, en lo que respecta al porcentaje de estudiantes que cursan estas enseñanzas. Mientras que, en promedio,  la proporción de estudiantes de FP en la UE se sitúa cerca del 50%, en España  este porcentaje se reduce al 34%  solo por delante de Grecia, Hungría o Malta y muy lejos de los Estados miembros donde la Formación Profesional es más popular; República Checa (el 73 % de los estudiantes cursa FP), Austria y Finlandia (ambos 70 %), Eslovaquia (69 %) y Eslovenia (67 %), de acuerdo con las cifras de Eurostat, todos ellos con tasas de desempleo muy inferiores a nuestro actual 16,4%
Fuente Eurostat 2017
   No es aventurado por tanto, establecer una cierta correlación entre ambas variables.

    Las cifras del SEPE nos permiten también determinar cuáles son las titulaciones de FP más demandadas en el mercado de trabajo. En datos de 2016 (los últimos de los que se dispone) los perfiles profesionales más demandados son los relacionados con el área de administración; los ciclos de grado medio y superior de administración son, con diferencia,  los que presentan las mejores cifras de empleabilidad. 
 


   Concretamente el ciclo de FP de Grado Medio de Técnico en Gestión Administrativa es el ciclo que generó más contratos, en cómputo anual (datos de 2016) con un total de 200.773 contratos, un 9’54% más que el año anterior. En cuanto al ciclo superior de Administración y Finanzas, con 133.559 y un 10’97% más de contratos acumulado, se consolida como el ciclo superior con mayor número de contrataciones.